Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y ofrecerte los mejores servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información aquí.X




Artículos & opinión


  |  
29-01-2016

Fecha límite para adaptarse a la normativa SEPA: febrero de 2016

A partir de febrero de 2.016, para la tramitación bancaria de adeudos domiciliados se deberá cumplir con todo aquello que establece el Reglamento 260/2.012 (Normativa SEPA) aprobado por el Parlamento Europeo y que afecta a los 27 países de la Unión Europea, más los territorios de Liechtenstein, Mónaco, Noruega y Suiza.

Servicio: 

Por: 



La Normativa SEPA nace de la aprobación por parte del Parlamento Europeo del Reglamento 260/2.012, por el que se viene armonizar los sistemas de pagos y cobros bancarios autorizados que deben de existir dentro de la Unión Europea.

 
Las principales consecuencias de la efectiva implantación de la Normativa SEPA son las siguientes:
 
i. El plazo máximo de ejecución de las operaciones realizadas en la Zona SEPA (Unión Europea más los territorios de Liechtenstein, Mónaco, Noruega y Suiza) es de un día hábil.

ii. Reducción de los plazos de disponibilidad de fondos en las cuentas beneficiarias, lo que aumentará la competencia de las empresas, reduciendo las ocasiones de tensión de tesorería.

iii. Las comisiones a cobrar por las entidades bancarias no variarán en función de si las transferencias son nacionales o internacionales, siempre y cuando se realicen dentro de la zona SEPA.


No obstante, los usuarios de los servicios bancarios de adeudos domiciliados o transferencias deberán adaptarse a la nueva normativa SEPA, principalmente dando los siguientes pasos:
 
 
1. Conocer el código IBAN (International Bank Account Number) de sus clientes, tanto a la hora de realizar transferencias como ordenar domiciliaciones bancarias y facilitar dicho dato al Banco de referencia a la hora de proporcionar las órdenes de domiciliación.

2. Incluir el código IBAN de la empresa en las facturas a emitir contra clientes.

3. A la hora de ordenar domiciliaciones, se deberá elegir entre los sistemas de pagos y cobros existentes; el sistema CORE, o el sistema B2B.


La diferencia más importante entre los dos sistemas es el plazo de devolución de impagados, esto es, el plazo que tendrá el receptor de la domiciliación para devolver los cargos realizados sobre su cuenta. Si se opta por el sistema CORE el plazo de devolución de las órdenes de domiciliación será de 58 días hábiles, por el contrario, el sistema B2B el plazo se reduce a sólo 2 días hábiles. No obstante lo anterior, el sistema B2B será obligatorio para la realización de transferencias entre empresas, aunque para las transferencia entre empresas y particulares se podrá optar entre cualquiera de los dos anteriores sistemas.

Todo ello implica, principalmente, que los formatos de las órdenes de domiciliación se vean modificados, y que los vigentes a día de hoy, a partir del 1 de febrero de 2.016, varíen en parte. Los mandatos de domiciliación serán a partir de ahora los Mandatos SEPA, los cuales deberán contener el código IBAN de las cuentas bancarias afectadas. La falta de adaptación a la normativa SEPA por parte de las empresas hará que éstas se vean imposibilitadas a la hora de realizar cobros y pagos, pues las aplicaciones web de conversores del código IBAN desaparecerán, y ellas deberán ya haber recopilado los códigos IBAN a sus clientes.
 
 




Servicio: 

Por: 




Si desea suscribirse gratuitamente a AddVANTE insights & ideas haga clic aquí

REGISTRARSE INSIGHTS & IDEAS

Es gratis y fácil.
Como miembro podrá acceder a artículos, podcasts y recibir circulares y alertas por e-mail de nuestros servicios. Suscribirse

CIRCULAR INFORMATIVA
Ver número en curso Ver todos